15/2/12

Capítulo 1 Parte 2

Cuando terminó la clase me dirigí corriendo hacia el pasillo, no quería encontrarme con Jason y mucho menos tener que darle explicaciones. Tenía que coger los libros de la taquilla para las últimas horas y pasar por la cafetería para que Rachel me preparará mi café matutino. Siempre llegaba a la misma conclusión, lo mío era adicción a la cafeína. He llegado a perder la cuenta de la cantidad considerable de litros ingeridos, pero aún así era una parte esencial de mi rutina.
Mi costumbre se vio interrumpida. Al cerrar la taquilla apareció escondido detrás de ella Jason. ¿Cómo alguien tan voluminoso se puede ocultar tras una puerta metálica medio oxidada? Claro misterio.
- Me has asustado.- Dije con voz serena.
- Y tú me dejaste plantado.- Respondió a la defensiva.
No quería continuar la conversación, ya sabía el desenlace; malas caras, palabras impropias y una situación más decadente de la que ya existía. Así que me giré bruscamente y desaparecí.
Al llegar a casa subí corriendo las escaleras y me tiré en la cama. Amaba estar ahí, en mi guarida, mi pequeño mundo donde nadie podía romper mi paz. En ese estado es donde nacían mis ideas y planes más ingeniosos, no por ello efectivos.


Dándole vueltas al asunto acontecido me quedé dormida, aunque mi calma duró poco. El tono del móvil sonó en forma de altavoz por las cuatro esquinas de mi habitación. Hizo que me sobresaltara y acabara dándole un abrazo no muy cariñoso a mi querido suelo. Me tranquilizó ver a Flash debajo de mi cama. Un pastor alemán, de pelaje brillante y sobre todo, un fiel amigo. Lo encontré hace un par de años solo en la calle con una patita rota. No me pude resistir a sus ojos de caramelo que decían una y otra vez: Adoptame. Desde entonces ha estado conmigo, de guardián debajo de mi cama, protegiéndome de cualquier peligro.
 Un nuevo mensaje me esperaba en el buzón de entrada. Me acerqué con desgana a la mesa para saber de quien era ya que no me esperaba mucho. Un simple mensaje de publicidad o un "Cariño, hoy llegare un poco tarde" de mi madre. 
Mis expectativas se rompieron en cero coma. La pantalla iluminó mi desaliñada cara y la sorpresa se propagó por mi cuerpo en forma de electricidad. El sms era de Jason y para colmo en la agenda lo seguía teniendo guardado con un corazón.
- Qué cursi puedo llegar a ser.- Dije en alto a modo de reflexión.
La curiosidad me estaba matándome. Necesitaba saber lo que ponía.

"Siento haber sido tan borde contigo antes, no debería haberte contestado así pero estaba molesto. Quiero arreglar las cosas contigo, ¿quedamos en Barney's bar a las 9?. Te echo de menos"

Esa última frase fue una cuchilla atravesándome. ¿Había sido injusta con él? Que pregunta tan ilógica. Por supuesto que lo había sido. 
La solución más rápida; ellas. Con un postdata de código azul.

7 comentarios:

CarlaIsabel dijo...

Tiene muy muy muy muy buena pinta:3
Pero no creo que podamos seguirlo mucho por tantos examenes y esas cosas... pero cuando tengamos un ratillo libre lo leeremos para seguirlo. (:
Te seguimos :D

Valeria dijo...

muy bonito blog!! gracias por tu comentario en el mio...
ya te sigo :D
saludos!!

Always Smiling dijo...

me gusta muuuchoooo y pinta super bn la historiaa!!! te sigo en el blog ;) Pasate por el mio si quieres ;)
www.thatsnotimpossible.blogspot.com
1besoo

Mica dijo...

escribis bellisimo, me encanto la frase del final! gracias por tu comentario, mucha luz!

Saray dijo...

Me encanta la historia^^!
Te pasas por mi blog y me sigues sii te gusta? www.deseosutopicos.blogspot.com

Cathiie dijo...

Me gusta tu blog, te sigo! Si quieres puedes pasarte por el mio,seguirme, comentarme y demas, es este: http://elrevoloteodeunamariposa.blogspot.com Espero ansiosa noticias tuyas!^^

Merche^^ dijo...

me gusta mucho tu blog! te sigo pasate por el mio besitos:)